4to aniversario de reunificación

27 de junio 2018
4to aniversario de reunificación

 

 

Así es Nuestro Camino de Integración

“Caminante, son tus huellas el camino y nada más.

No hay camino, se hace camino al andar; y al volver la vista atrás

Se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar.

Caminante no hay camino sino estelas en la mar…”

 

Dios en su infinita misericordia nos da a conocer su voluntad por medio de su Hijo Jesús de Nazaret. Él nos envió su Espíritu. Espíritu que va haciendo nueva todas las cosas.

Así es como interiorizó San Juan Eudes: “…sumergirme en el Señor Jesucristo, para contemplar su misterio y encontrar el mejor camino para comunicarlo a los hombres; dejarme vivificar por el Espíritu que me llena de poder y de gozo en el obrar”. (OC 3,286-297)

Igualmente lo hicieron quienes prolongaron sus huellas: las primeras discípulas que abrieron caminos, como, Hna. María de la Trinidad Heurtaut pionera del desarrollo en Francia (1634 – 1709) y Hna. María de San Jerónimo Tourneux que se extiende a América (1809-1886)….y tantas otras.

Una gran mujer como María Eufrasia Pelletier, desde lo profundo de su ser sintió el llamado a una gran transformación. Hoy podríamos escucharla: “El Señor abre ante ustedes un largo camino y para recorrerlo necesitan nuevas fuerzas.” (Conf. 32)

Ellas peregrinas y otras tantas, que fueron transformando la historia y generando esperanza.

Después de un camino llegamos a una reunificación 2014. Hoy en un camino de Integración. Así, continuamos buscando “perseverar en la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz” (4:3). Unidas en la oración de Jesús: “¡Padre santo! A los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros” (Jn 17, 11)