“Amor y Fidelidad del Buen Pastor… ¡Gratitud!”

Artículo por la Provincia de Filipinas-Japón.
 

Fue un día festivo que siguió a otro, que el Domingo del Buen Pastor cayó el 25 de abril, el día después de la Fiesta de Santa María Eufrasia. Además de extrañar la presencia de otras hermanas, familiares y amigos, los dos días trajeron vida y alegría a la comunidad, y aún más, después de un tiempo relativamente tranquilo, dada la ausencia de Misas presenciales y reuniones en nuestro complejo del Buen Pastor en la Ciudad Quezón en las Filipinas.
 

La Misa de la Fiesta de Santa María Eufrasia fue presidida por el P. Robert Leus, CJM. En su homilía, el P. Robert hizo énfasis en cómo el mismo amor que motivó a María Eufrasia a establecer el Generalato en Roma, continúa a unir a las hermanas y partners en la misión alrededor del mundo, manteniendo viva la misión que se dirige a mujeres y niños. Fuimos testigos de este amor al ver la emoción de cuatro niños de nuestros programas que tuvieron la alegría de recibir a Jesús en el Pan Eucarístico por primera vez en la Misa, habiendo completado su catecismo con la Hna. Carmelita Medenilla. Por la tarde, las hermanas disfrutaron (¡y lloraron!) viendo ‘Euphrasia the Musical’. Fue realmente un día para reavivar el espíritu de nuestra Madre Fundadora. El turno de nuestros socios laicos llegó los días siguientes.

 


El 24 de abril, Hna. Euphrasia Katoh celebró tardíamente sus Bodas de Oro
con la comunidad de Toyonaka, Japón, en una Misa presidida por el P. Noda.

 

Al día siguiente, el domingo del Buen Pastor, se celebró la Misa en acción de gracias por nuestras 16 hermanas que este año celebran sus Jubileos con el tema: "Amor y Fidelidad del Buen Pastor... ¡Gratitud!" Diez de ellas estuvieron presentes mientras que algunas otras se unieron simultáneamente a través de la Misa transmitida en vivo. ¡Todas estuvieron virtual y espiritualmente unidas! En su mensaje, Hna. Susan Montano, Líder de la Provincia, agradeció a todas las Jubilares por su apasionado y generoso compartir de sí mismas a través de los años. Ella reconoció también su continuo testimonio ya sea en su compromiso activo o su servicio silencioso de presencia y oración.
 

Durante el fin de semana de festividades y en los días que siguieron, el amor y la fidelidad del Buen Pastor también se sintieron concretamente en las Despensas Comunitarias del Buen Pastor que se abrieron en varias áreas de misión del Buen Pastor. La "despensa comunitaria" es una iniciativa laica de la Sra. Ana Patricia Non, para abordar la creciente escasez de alimentos entre los más afectados por la pandemia. Al igual que la multiplicación de los panes por el Evangelio, lo que comenzó con un pequeño carro en una esquina de Ciudad Quezón, donde la gente podía "obtener lo que necesita y dar lo que puede" pronto se extendió a muchas partes de las Filipinas. Las mesas llenas de bendiciones hablan de la vida prometida en abundancia que ofrece el Buen Pastor, una fuente segura de esperanza en medio de la oscura realidad que vivimos. A esta "extravagancia divina", nuestra respuesta rotunda: "¡Gratitud!"
 


En parternariado con amigos generosos, familias y bienhechores, se abrieron cincos despensas alimentarias
en Cebu, Ciudad Quezón, Catanduanes, Ciudad Batangas y Alitagtat.

 

Quisiéramos terminar compartiendo con ustedes una reflexión personal de Hna. Gemma Dinglasan, quien celebró sus Bodas de Plata este año:
 

"Celebrar durante este tiempo de gran miedo y ansiedad es aparentemente paradójico. ¿Cómo podemos celebrar cuando el resto del mundo está agonizando? Miles mueren, millones pasan hambre. Cuando nuestro grupo estaba planeando este evento en el diciembre pasado, esperábamos que las cosas ya hubieran cambiado. Sí, lo hicieron, pero no para mejor ya que nos enfrentamos a otro aumento de COVID. Entonces decidimos realizar una celebración privada sin invitados, con comida distribuida en cajas bento para evitar cualquier reunión. Había peligro y miedo; sin embargo, decidimos: ¡celebraremos! Como en nuestros años de vida religiosa, las alegrías y las tristezas, los triunfos y las cruces siempre van de la mano. En mis 25 años, noté esta tendencia de la presencia de Dios. Dios es más conspicuo después de cada crisis, pero también más reconocido en los acontecimientos cotidianos, cuando la vida se vive simplemente. Ésta es la razón por la que tenemos que celebrar: celebrar la fidelidad y el amor de Dios. En verdad, la celebración no es para nosotros, sino para este Dios fiel que permanece".

 


Hna. Gemma Dinglasan, quien este año celebró sus Bodas de Plata en una misa presidida por el P. Noel Rosas, O'Carm,
junto con Hna. Juliet Abrigo también Bodas de Plata; Bodas de Oro: Hnas. Carmelita Arenas, Celine Cajanding, Antonia Lopez,
Henedina Mananzan, Milagros Santos, Christina Sevilla, Aurora Tan, Olga Malou Cristobal; Bodas de Diamante: Hnas. Josephine Bacaltos,
Carmela Cruz, Bernard Derayunan; y Bodas de Platino: Hnas. Irene Lat, Herminia Mendoza y Amabilis Oliva.