Carta al presidente Donald Trump, en nombre de la CPNA

504 Hexton Hill Road

Silver Spring, MD  20904

Ph:  301-622-6838

Fx:  301-384-1025

www.gsadvocacy.org

Twitter:  @NAC4Justice

FB:  goodshepherdnationaladvocacycenter

 

8 de febrero de 2017

Presidente Donald Trump

La Casa Blanca

1600 Pennsylvania Avenue, NW

Washington, DC 20500

 

Estimado Presidente Trump,

 

La Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor tiene presencia en los Estados Unidos desde hace más de 175 años. Las Hermanas y los Partners en la Misión se han dedicado a atender a las niñas, mujeres y familias que experimentan pobreza, explotación, vulnerabilidad y marginación. Nuestros programas abordan las necesidades sociales, psicológicas y económicas de miles de personas / familias de bajos ingresos en 22 estados del territorio de los Estados Unidos. Además, las hermanas y partners en la Misión prestan servicios en otros 70 países.

Nuestro trabajo se basa en la creencia de que todos, independientemente de su edad, sexo, cultura o religión, tienen derecho a una calidad de vida básica. Esta calidad de vida incluye ingresos adecuados, vivienda, oportunidades de educación y empleo, atención sanitaria de calidad y nutrición. Como católicos, nuestra fe requiere que todos sean tratados con la máxima dignidad y respeto.

Sobre la base de ese sistema de creencias, le pedimos que rescinda su reciente orden ejecutiva que prohíbe a los refugiados de entrar en el país durante 120 días y los inmigrantes de siete países predominantemente musulmanes - Irán, Irak, Siria, Sudán, Libia, Yemen y Somalia - durante tres meses. Su orden ejecutiva también impide el reasentamiento de los refugiados sirios por tiempo indefinido. Más de 61 millones de personas han sido desplazadas de sus hogares, como nunca desde la Segunda Guerra Mundial. Unos 21 millones son refugiados, la mayoría de los cuales son niños que han sido obligados a abandonar sus hogares por una violencia impensable. No podemos dar la espalda a las familias que literalmente corren peligro por sus vidas.

En segundo lugar, le instamos a que rescinda sus órdenes ejecutivas mandando la construcción de un muro en la frontera entre los Estados Unidos y México y despojando a las ciudades del santuario del financiamiento federal. La construcción de tal muro requerirá una inversión de entre $ 10 mil millones y $ 20 mil millones. La dotación de personal y el mantenimiento implicaría costos adicionales. Tales gastos desviarán fondos de salud, educación y programas sociales y no contribuirán a la seguridad de América. De hecho, esa acción amenaza la salud y el bienestar de las comunidades fronterizas, el medio ambiente y los que buscan refugio en nuestro país. Si se promulga, sus órdenes desgarrarán a las familias, desafiarán a nuestros distinguidos tribunales de inmigración y negarán a los que huyen de la persecución y la violencia su derecho de asilo.

Esta nación tiene una larga historia de acogida de inmigrantes y protección de refugiados. Las religiosas han estado constantemente en la vanguardia de acompañar y servir a las comunidades de inmigrantes y refugiados en todo el país. Las Hermanas del Buen Pastor continúan comprometidas con dar la acogida a los refugiados que vienen a este país después de pasar por los ya rigurosos procesos de selección del gobierno de los Estados Unidos. Detener o socavar el programa de reasentamiento de refugiados de los Estados Unidos expone aún más a los refugiados vulnerables, incluidas las mujeres y los niños que huyen de la violencia, a un peligro extremo y nos limita a todos.

En nuestro mundo en constante evolución, interconectado, la exclusión de la gente no tiene lugar. Más bien esta nueva conciencia busca y desea el bien común de todos más allá de las fronteras. El proteccionismo ya no tiene un lugar. Nuestra humanidad común nos llama a conocer al otro con respeto, guiado por leyes internacionalmente acordadas e informado por los derechos humanos, la dignidad de la persona, la compasión y la misericordia. Gracias por su consideración de nuestra solicitud. Esperamos su respuesta.

 

Sinceramente,

Círculo de Provinciales de América del Norte

Sr. Francisca Aguillón, RGS                          Sr. Maureen McGowan, RGS                            Sr. Madeleine Munday, RGS
Central South Province                                  New York/Toronto Province                                Mid-North America Province

U.S. Province Leader                                    U.S. Province Leader                                       U.S. Province Leader

 

Centro Nacional de Defensa de las Hermanas del Buen Pastor

Lawrence E. Couch

Director

lclobbyist@gsadvocacy.org