Declaración en Apoyo al Pueblo Ucraniano Llamando a un Cese Inmediato de la Operación Militar

La Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor, una ONG en Estatus Consultivo Especial con el Consejo Económico Social de las Naciones Unidas, en nombre de sus miembros en 72 países en todo el mundo, deplora la invasión de las fuerzas militares rusas a Ucrania. Esta invasión está causando inmenso sufrimiento humano, en primer lugar, a nuestros hermanos y hermanas en Ucrania, y también a la gente de Rusia y de todo el mundo. Todos quedamos impactados por esta invasión que ya está generando multitudes de migrantes y refugiados y ocasionando impacto negativo sobre el medio ambiente, con la destrucción de infraestructura, con personas escapando de sus hogares y cruzando fronteras en procura de seguridad para sí mismas y para sus hijos.

Esta situación se da y evoluciona en el marco de fuerzas patriarcales de militarización, usando el poder sobre personas y naciones. Las sanciones invocadas por la comunidad mundial igualmente tienen sus raíces en el poder patriarcal. Estas sanciones se enfocan en la percepción que los gobiernos tienen sobre su propia seguridad y su control de recursos económicos que son contrarios al bienestar de las personas, a los derechos humanos, a la seguridad humana y a la prosperidad del planeta. Las políticas patriarcales son deshumanizadoras y corruptas y deben ser confrontadas ahora que el mundo está luchando por un nuevo orden mundial basado en la ciudadanía global, la sostenibilidad, la inclusión y el respeto por los límites planetarios.

Nosotros, como ONG que se enfoca en los derechos humanos y el empoderamiento de niñas, mujeres y niños, vemos la devastación que se cierne sobre las niñas, las mujeres y los niños en la presente operación militar y en las sanciones económicas que conlleva. Sabemos y estamos dolorosamente conscientes de cuán fácilmente las fuerzas de ocupación utilizan la ‘violación como arma de guerra’ en estas circunstancias. La violencia sexual contra las mujeres y las niñas ocurre con demasiada facilidad con el colapso de la ley y el orden acompañado de una pobreza cada vez mayor y una reversión del desarrollo. Todo lo que se está desplegando ante a nuestros ojos es contrario a lo que Naciones Unidas defiende y considera su propia razón de ser. La situación actual hace escarnio de los compromisos para implementar los muchos acuerdos que se han planteado como centro y meollo de los convenios y consensos de la ONU, siendo el más reciente el de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Contacto: GSIPJOffice@gmail.com