Fiesta de la Beata María del divino Corazón Droste Zu Vischering

 

 

“Tenía 7 u 8 años cuando la imagen del Sagrado Corazón en unión con el santísimo Sacramento se grabó en mi corazón”.

Experimentaba tensión entre contemplación y acción.

A los 15 años esta frase de una predicación, decidió su vida: “debemos pertenecer a Dios enteramente”.