Fundación de la Congregación de Jesús y María

(Eudistas) – 25 de marzo 1643

¡Pasando la antorcha!

Con toda mi voluntad me doy al amor incomprensible con el que mi Jesús y mi buena Madre me dieron, de manera especial, su Corazón amabilísimo. Unido a ese amor, doy este mismo Corazón, como algo que me pertenece y del que puedo disponer para la gloria de mi Dios, a la pequeña Congregación de Jesús y María. Se lo dejo para que sea la herencia, el tesoro, el patrono principal, el corazón, la vida y la norma de los verdaderos hijos de esta Congregación.